fbpx

Tipos de Autoestima y Cómo Identificarlos en Tu Vida

tipos de autoestima

¿Te has preguntado alguna vez cómo podrías potenciar tu crecimiento personal y profesional? ¿Estás buscando un cambio significativo que te lleve a un nivel completamente nuevo en tu vida y carrera? En este artículo, te contaremos todo lo que necesitas saber acerca de la importancia de construir una autoestima sólida, un elemento fundamental para el éxito y la satisfacción en todos los aspectos de tu vida. La autoestima es más que solo sentirse bien consigo mismo; es la piedra angular que sostiene nuestras decisiones, nuestras relaciones y la manera en que enfrentamos los desafíos diarios.

Reconocer y desarrollar una autoestima saludable puede abrir puertas a oportunidades inimaginables y es crucial para lograr una vida plena y realizada.

Los beneficios de trabajar en nuestra autoestima son vastos y transformadores. Desde mejorar nuestras relaciones interpersonales hasta aumentar nuestra eficacia en el trabajo, una autoestima elevada nos equipa con la confianza necesaria para establecer y alcanzar nuestros objetivos más ambiciosos. Nos permite enfrentar los miedos y las incertidumbres con una mentalidad resiliente y optimista, facilitando así el camino hacia el éxito y la felicidad. Este artículo está diseñado para proporcionarte una comprensión profunda de cómo la autoestima influye directamente en tu bienestar y te equipará con las herramientas necesarias para fortalecerla.

Por último, si estás buscando un servicio que marque un cambio significativo en tu vida personal y profesional, el “Curso Bob Proctor” ofrecido por Angélica de Diego, mentora empresarial, es el puente hacia ese destino. A través de este curso, Angélica de Diego te ofrecerá una metodología probada para desbloquear tu potencial ilimitado, apoyándote en el proceso de transformación que te conducirá no solo a mejorar tu autoestima, sino también a alcanzar logros que antes parecían fuera de tu alcance.

No dudes en contactarnos; estaremos encantados de asesorarte en este emocionante viaje hacia el autoconocimiento y el éxito. La inversión en tu autoestima no es solo un regalo para ti mismo; es el fundamento sobre el cual se construirá tu futuro.
autoestima alta

¿Qué son los tipos de autoestima?

Entender los tipos de autoestima es crucial para el desarrollo personal y la salud mental. La autoestima, o la percepción que cada quien tiene de sí mismo, juega un papel fundamental en cómo enfrentamos los desafíos y las interacciones diarias. Existen diferentes tipos de autoestima, que pueden variar de una persona a otra, y entender estas diferencias es el primer paso para mejorar cómo nos sentimos con nosotros mismos. La autoestima no es un concepto estático; fluctúa y se transforma a lo largo de nuestras vidas, influenciada por nuestras experiencias, relaciones y la manera en que nos tratamos a nosotros mismos. Reconocer los tipos de autoestima es empezar a comprender que todos tenemos un valor inherente que no depende de logros externos, sino de nuestra actitud hacia nosotros mismos.

La autoestima saludable se caracteriza por una apreciación realista y positiva de uno mismo. Implica respetarnos, valorarnos y aceptarnos con todas nuestras virtudes y defectos. Este tipo de autoestima promueve una actitud resiliente ante la adversidad, fomenta relaciones sanas y contribuye a una visión de vida más satisfactoria y feliz. Por otro lado, una autoestima baja puede llevarnos a dudar constantemente de nuestras capacidades, a criticarnos duramente y a tener dificultades para reconocer nuestras propias fortalezas. Esta visión distorsionada de uno mismo puede ser un obstáculo para el crecimiento personal y la felicidad. Sin embargo, es importante saber que la autoestima es algo que podemos trabajar y mejorar. Reconocer dónde nos encontramos en este espectro es el primer paso hacia un cambio positivo.

Trabajar en nuestra autoestima requiere esfuerzo y constancia, pero es uno de los regalos más valiosos que podemos hacernos. Comienza por tratarte con amabilidad y compasión, como lo harías con un buen amigo. Celebra tus éxitos, por pequeños que sean, y aprende de tus errores sin juzgarte duramente. Busca actividades que disfrutes y te hagan sentir bien contigo mismo, y rodéate de personas que te apoyen y valoren. Recuerda, mejorar la autoestima es un viaje personal que empieza con el reconocimiento de su importancia y la decisión de tratarnos mejor. Todos merecemos sentirnos bien con nosotros mismos, y este es el primer paso para construir una vida plena y feliz

La autoestima y su efecto en la salud mental

La conexión entre la autoestima y la salud mental es profunda y significativa. Una autoestima saludable actúa como un pilar fuerte sobre el cual podemos construir nuestra vida, enfrentando los retos con una perspectiva positiva y resiliente. Cuando nos valoramos y apreciamos de manera justa, estamos más preparados para gestionar el estrés, superar los desafíos y recuperarnos de los reveses. Esto es porque una autoestima positiva nos dota de la confianza necesaria para creer en nuestras capacidades, permitiéndonos establecer límites saludables y perseguir nuestros objetivos con determinación. En contraste, una baja autoestima puede hacer que nos sintamos incapaces de enfrentar las dificultades de la vida, lo que puede conducir a estados de ansiedad y depresión. Por lo tanto, cultivar una buena autoestima es esencial no solo para nuestro bienestar emocional sino también para nuestra salud mental en general.

Comprender los tipos de autoestima es crucial en este proceso, ya que nos permite identificar áreas específicas de nuestra percepción personal que pueden necesitar apoyo y mejora. Por ejemplo, trabajar en el reconocimiento y la aceptación de nuestras virtudes y defectos puede ser un paso hacia el desarrollo de una autoestima más saludable. Esta aceptación no implica conformismo, sino todo lo contrario: es el punto de partida para un crecimiento personal genuino y sostenido. Al nutrir nuestra autoestima, reforzamos nuestra salud mental, creando un círculo virtuoso donde cada aspecto positivo refuerza al otro. La autoestima no solo nos afecta internamente, sino que también influye en cómo interactuamos con el mundo, afectando nuestras relaciones, nuestro trabajo y nuestras actividades diarias.

Fomentar una autoestima saludable es, por tanto, una inversión en nuestra salud mental y bienestar general. Inicia por reconocer tus logros, por pequeños que sean, y trata de ser tan comprensivo y apoyador contigo mismo como lo serías con un amigo querido. La práctica de la autocompasión y el autocuidado son esenciales en este viaje. Además, buscar apoyo en momentos de dificultad no es una señal de debilidad, sino de fortaleza y autoconocimiento. Al comprometernos a mejorar nuestra autoestima, estamos dando pasos hacia una vida más plena y satisfactoria, marcada por relaciones más ricas y un sentido de propósito y satisfacción más profundos. Este es un camino que vale la pena recorrer, lleno de aprendizaje y crecimiento personal.

Identifica tu autoestima: ¿Alta o baja?

Identificar si nuestra autoestima es alta o baja es un paso esencial para comprendernos mejor y trabajar en nuestro desarrollo personal. La autoestima, esa valoración que hacemos de nosotros mismos, influye directamente en cómo enfrentamos la vida, nuestras relaciones y los retos que se presentan. Una autoestima alta se caracteriza por una percepción positiva de uno mismo, una fuerte creencia en las propias capacidades y una actitud resiliente ante los fracasos. Las personas con alta autoestima suelen abordar los problemas con confianza, ven los errores como oportunidades de aprendizaje y se sienten merecedores de amor y respeto por parte de ellos mismos y los demás.

Por otro lado, la baja autoestima puede manifestarse en una crítica interna constante, dudas sobre las propias capacidades y una tendencia a enfocarse en los fracasos o rechazos pasados. Este tipo de autovaloración puede llevar a evitar nuevos desafíos por miedo al fracaso o a depender excesivamente de la aprobación de los demás para sentirse valiosos. Reconocer estos signos no es fácil, pero es el primer paso hacia la transformación. Es importante recordar que la baja autoestima no es un estado permanente; con compromiso y apoyo, podemos trabajar para mejorar la manera en que nos vemos a nosotros mismos, fortaleciendo nuestra confianza y autoaceptación.

Mejorar nuestra autoestima requiere tiempo, paciencia y, a menudo, un cambio en la manera de pensar sobre nosotros mismos y nuestras experiencias. Comienza por tratar de ser más amable y compasivo contigo mismo. Reconoce tus éxitos, sin importar cuán pequeños sean, y ve los fracasos como parte del proceso de aprendizaje. Rodearte de personas que te apoyen y alienten también puede hacer una gran diferencia. Recuerda, identificar si tu autoestima es alta o baja es solo el comienzo. El camino hacia una autoestima saludable está lleno de autoconocimiento y crecimiento. Cada paso que das hacia el aprecio y aceptación de ti mismo es un paso hacia una vida más plena y satisfactoria.

Señales de una baja autoestima y cómo enfrentarlas

Reconocer las señales de una baja autoestima es el primer paso crucial para poder enfrentarlas y trabajar en mejorar la manera en que nos valoramos a nosotros mismos. A menudo, estas señales se manifiestan en formas sutiles en nuestro comportamiento y pensamientos diarios. Por ejemplo, podemos encontrarnos evitando nuevas oportunidades por miedo al fracaso, o tal vez nos criticamos a nosotros mismos más duramente de lo que criticaríamos a otros. La tendencia a compararse desfavorablemente con los demás o a sentir que no se es “suficiente” en diversas áreas de la vida también son indicativos de una autoestima baja. Estas manifestaciones no solo afectan cómo nos vemos a nosotros mismos, sino que también pueden tener un impacto negativo en nuestras relaciones y en cómo abordamos nuestras metas y sueños.

Enfrentar estas señales requiere un enfoque compasivo hacia uno mismo. Comienza por reconocer y aceptar tus emociones sin juzgarlas. Entender que tener baja autoestima no define tu valor como persona es fundamental. Cada persona tiene un valor intrínseco que no depende de logros externos, apariencias o la aprobación de los demás. Practicar la autoaceptación y trabajar en cambiar el diálogo interno negativo por uno más amable y positivo son pasos importantes. Recuerda que eres tu mayor crítico, y aprender a tratarte con la misma compasión y apoyo que le ofrecerías a un amigo es vital.

Además, establecer metas pequeñas y alcanzables puede ayudarte a construir confianza en ti mismo. Celebra tus logros, por mínimos que sean, y ve cada error como una oportunidad de aprendizaje en lugar de un fracaso personal. Buscar apoyo, ya sea a través de amigos, familiares o profesionales, también puede ser de gran ayuda. Compartir tus sentimientos y experiencias con otros puede proporcionarte una nueva perspectiva y reducir la sensación de aislamiento que a menudo acompaña a la baja autoestima. El camino hacia una autoestima saludable es personal y único para cada individuo, pero con compromiso y apoyo, es posible desarrollar una relación más positiva contigo mismo.

Características de una autoestima alta

Las personas con autoestima alta tienen una percepción saludable y positiva de sí mismas, lo que les permite navegar por la vida con confianza y resiliencia. Esta autovaloración positiva no implica arrogancia ni una visión inflada de uno mismo, sino más bien un reconocimiento realista de las propias capacidades y valores. Aquellos con autoestima alta se sienten cómodos con quiénes son y reconocen que su valor no disminuye por enfrentar desafíos o cometer errores. Esta aceptación los libera para tomar riesgos calculados, abrazar nuevas oportunidades y persistir ante la adversidad, sabiendo que los contratiempos son temporales y una fuente de aprendizaje valioso.

Una característica distintiva de la autoestima alta es la capacidad de tratar con amabilidad y compasión tanto a uno mismo como a los demás. Las personas con una fuerte autovaloración tienden a establecer límites saludables en sus relaciones, pidiendo lo que necesitan y ofreciendo lo mismo a cambio. Esta reciprocidad fomenta relaciones más profundas y significativas, ya que proviene de un lugar de autorespeto y aprecio por el valor de los otros. La autoestima alta también permite a las personas celebrar los éxitos de los demás sin sentir envidia o amenaza, reconociendo que el éxito de otra persona no disminuye su propio valor o logros.

Quienes poseen autoestima alta suelen tener una actitud positiva y optimista hacia la vida. Esta perspectiva les permite enfrentar los desafíos con una mentalidad de crecimiento, viendo los obstáculos como oportunidades para expandir sus habilidades y conocimientos. La resiliencia que proviene de una autoestima saludable es contagiosa, inspirando a otros a perseguir sus propios objetivos con determinación y esperanza. En resumen, la autoestima alta es más que sentirse bien consigo mismo; es una forma de vivir que alienta el respeto propio, la gratitud por la vida y una inquebrantable creencia en el propio potencial. Cultivar estas cualidades puede transformar no solo cómo nos vemos a nosotros mismos, sino también cómo interactuamos con el mundo que nos rodea.

Estrategias para mejorar autoestima

Mejorar autoestima es un viaje personal que requiere dedicación, pero es absolutamente posible con las estrategias adecuadas. El primer paso es comenzar con la autoaceptación, entendiendo que ser perfecto es imposible y que está bien tener defectos. Esto no significa conformarse con menos, sino reconocer y valorar nuestras cualidades únicas tal como son. Aceptar que todos somos un trabajo en progreso puede liberarnos de la autocrítica destructiva y abrir el camino hacia una autovaloración más saludable. La práctica de hablar consigo mismo de manera positiva, como lo harías con un amigo querido, es fundamental. Cambiar el diálogo interno negativo por afirmaciones que reconozcan tu valor y fortalezas puede tener un impacto profundo en cómo te sientes contigo mismo.

Otra estrategia clave es establecer y perseguir objetivos personales. Estos no tienen que ser grandes logros; metas pequeñas y alcanzables son igualmente efectivas para mejorar autoestima. Cada objetivo alcanzado es una prueba de tus habilidades y un recordatorio de tu capacidad para superar desafíos. Este enfoque no solo mejora la percepción que tienes de ti mismo, sino que también fomenta un sentido de propósito y dirección en la vida. Es importante elegir objetivos que sean significativos para ti y que reflejen tus verdaderos intereses y valores, ya que esto aumenta la satisfacción personal y la motivación para seguir adelante.

Rodearte de un entorno de apoyo es esencial. Busca personas que te alienten, te respeten y te valoren por quien eres. Un entorno positivo puede reforzar tu autoestima y darte la fuerza para enfrentar los momentos difíciles. Recuerda que mejorar la autoestima es un proceso continuo, no un destino final. Celebrar los pequeños éxitos, aprender de los errores sin juzgarte duramente, y ser paciente contigo mismo son aspectos cruciales de este viaje. Con cada paso que das hacia la aceptación y valoración de ti mismo, estás construyendo una base sólida para una vida plena y satisfactoria.

Aprender a quererse a uno mismo

Quererse a uno mismo es fundamental para una vida plena y feliz, pero no siempre es fácil lograrlo. Comienza por reconocer y celebrar tus cualidades únicas. Cada persona tiene una combinación especial de talentos, habilidades y características que la hacen valiosa. Darse cuenta de esto es el primer paso hacia la autoaceptación. A menudo, somos nuestros críticos más duros, concentrándonos en nuestras fallas y olvidando nuestras fortalezas. Cambiar este enfoque y empezar a valorar lo que nos hace únicos es esencial para desarrollar un amor propio saludable.

La autocompasión es otro componente crucial en el camino de quererse a uno mismo. Ser compasivo con uno mismo significa tratarse con la misma amabilidad, preocupación y apoyo que ofreceríamos a un buen amigo. Esto implica permitirse ser imperfecto, reconocer que el error es parte del crecimiento humano y hablar consigo mismo de manera alentadora y reconfortante durante los tiempos difíciles. Practicar la autocompasión nos ayuda a ser más resilientes ante las adversidades de la vida, reduciendo la auto-crítica destructiva y promoviendo una actitud más positiva hacia nosotros mismos.

Establecer límites saludables es una expresión de amor propio. Aprender a decir “no” a situaciones o personas que drenan nuestra energía o nos hacen sentir menospreciados es vital para mantener nuestro bienestar emocional. Esto también significa decir “sí” a lo que realmente nos importa, buscando activamente situaciones y relaciones que nos enriquezcan y nos hagan sentir valiosos. Quererse a uno mismo es un viaje continuo de autodescubrimiento, aceptación y crecimiento. A medida que avanzas en este camino, encontrarás una mayor paz interior, satisfacción y una profunda apreciación por la persona única que eres.

El vínculo entre amor propio y autoestima

El vínculo entre amor propio y autoestima es intrínseco y poderoso, formando la base sobre la cual construimos nuestra percepción de nosotros mismos y cómo interactuamos con el mundo. El amor propio es la aceptación incondicional de uno mismo, el reconocimiento de nuestro valor intrínseco más allá de nuestras acciones o logros. Esta aceptación nos permite ser amables y compasivos con nosotros mismos, incluso en momentos de fracaso o debilidad. La autoestima, por otro lado, se nutre de esta base de amor propio, permitiéndonos sentirnos confiados y valorados. Juntos, el amor propio y la autoestima crean un círculo virtuoso donde cada uno refuerza al otro, impulsándonos hacia una vida más plena y satisfactoria.

Cultivar un sólido sentido de amor propio es esencial para desarrollar una autoestima saludable. Cuando nos valoramos y aceptamos genuinamente, estamos más inclinados a creer en nuestras capacidades y a perseguir nuestras metas con confianza. Este proceso comienza con pequeños actos de autocuidado y afirmaciones positivas que refuerzan nuestra valía. Al nutrirnos a nosotros mismos de esta manera, establecemos un estándar para cómo esperamos ser tratados por los demás, enseñando a través del ejemplo que merecemos respeto y amabilidad. El amor propio nos proporciona el coraje para establecer límites saludables en nuestras relaciones, lo cual es un reflejo directo de nuestra autoestima.

Es importante reconocer que el camino hacia el fortalecimiento del amor propio y autoestima es único para cada individuo y no está exento de desafíos. Sin embargo, cada paso hacia la autoaceptación y el autorespeto es un paso hacia una vida más rica y auténtica. La práctica de gratitud, por ejemplo, puede ayudarnos a apreciar nuestro valor y fomentar una perspectiva positiva hacia nosotros mismos y nuestras vidas. Al centrarnos en lo que amamos de nosotros mismos y en nuestras fortalezas, en lugar de en nuestras debilidades o errores, cultivamos un sentido de autoestima que es tanto resiliente como liberador. Este viaje hacia el amor propio y una autoestima saludable es, sin duda, uno de los más valiosos que podemos emprender, lleno de crecimiento personal y descubrimientos.

El papel de la autoconfianza en tu bienestar

La autoconfianza es una piedra angular del bienestar personal, actuando como un motor que impulsa nuestra capacidad para enfrentar desafíos, tomar decisiones y perseguir nuestros objetivos. No se trata simplemente de creer que podemos hacer algo, sino de tener la convicción profunda en nuestras habilidades y en nuestro valor como individuos. Esta confianza en uno mismo nutre nuestra autoestima y fortalece nuestra resiliencia ante los contratiempos, permitiéndonos abordar la vida con una actitud más positiva y proactiva. Al confiar en nosotros mismos, nos abrimos a nuevas experiencias, estamos dispuestos a arriesgarnos y somos capaces de ver los fracasos como oportunidades de aprendizaje en lugar de como reflexiones negativas de nuestro valor.

Desarrollar autoconfianza no siempre es un proceso lineal; requiere tiempo, paciencia y, a menudo, un cambio en la percepción que tenemos de nosotros mismos y de nuestras capacidades. Comienza con el reconocimiento de tus éxitos, sin importar cuán pequeños sean, y la aceptación de tus fallas como partes integrales de tu crecimiento personal. Al celebrar tus logros y perdonarte a ti mismo por tus errores, refuerzas la creencia en tu capacidad para superar desafíos y alcanzar tus metas. Esta autoaceptación fomenta un ciclo virtuoso de pensamientos y acciones positivas que elevan tu autoconfianza y, a su vez, tu bienestar general.

Es crucial recordar que la autoconfianza también se nutre de nuestras relaciones y entorno. Rodearte de personas que te apoyen, te alienten y crean en ti puede reforzar enormemente tu percepción de ti mismo. Buscar feedback constructivo, involucrarse en actividades que resalten tus fortalezas y evitar comparaciones con los demás son prácticas que pueden ayudarte a construir y mantener una autoconfianza sólida. Al cultivar un entorno que celebra tus habilidades y contribuciones, fortaleces tu autoconfianza y, por ende, tu bienestar. La autoconfianza no es solo creer en tu capacidad para enfrentar el mundo; es saber que tienes el valor y la resiliencia para prosperar en él, sin importar los desafíos que encuentres en el camino.

Descubre los seis pilares de la autoestima

Explorar los seis pilares de la autoestima es embarcarse en un viaje hacia el entendimiento profundo de lo que nos impulsa a sentirnos valiosos y capaces en nuestra vida cotidiana. Estos pilares, conceptualizados como las bases sobre las cuales se construye y mantiene una autoestima saludable, abarcan desde la autoaceptación hasta la autoexpresión en el mundo exterior. La práctica de vivir conscientemente implica estar presentes en nuestras vidas, prestando atención a nuestras acciones, pensamientos y emociones sin juicio crítico, lo que nos permite tomar decisiones más alineadas con nuestros valores y autenticidad.

El segundo pilar es la autoaceptación, que nos invita a reconocer nuestras fortalezas y debilidades sin autoengaño ni evasión. Aceptar quiénes somos, incluyendo aspectos de nosotros que quizás deseamos mejorar, es fundamental para cultivar un sentido de valor personal. Esto se vincula estrechamente con la autoresponsabilidad, el tercer pilar, que nos recuerda que somos los principales arquitectos de nuestra propia vida, responsables de nuestra felicidad y bienestar. Asumir esta responsabilidad nos empodera y nos libera de la tendencia a culpar a otros o a las circunstancias por nuestros estados internos y logros.

La autoafirmación en el mundo significa vivir de manera que reflejemos nuestras creencias y valores en nuestras acciones, siendo fieles a nosotros mismos en todas las situaciones. Este pilar es esencial para sentir que nuestra vida tiene propósito y dirección. El quinto pilar, el propósito de vida, implica tener metas claras y un sentido de dirección que nos motiva y da significado a nuestra existencia. Por último, la integridad personal, nos lleva a alinear nuestras acciones con nuestros valores, creando una coherencia interna que refuerza nuestra autoestima. Los seis pilares de la autoestima son, en esencia, prácticas vivas que, cuando se integran en nuestra vida diaria, nos llevan hacia una relación más amorosa y respetuosa con nosotros mismos, lo cual es la base para una vida plena y significativa.

quererse a uno mismo

En el entorno empresarial actual, marcado por la competitividad y el cambio constante, la autoestima emerge como un pilar esencial para líderes y empleados por igual. La confianza en uno mismo y el valor que cada individuo se atribuye tienen un impacto directo en la toma de decisiones, la creatividad, el liderazgo y, en última instancia, en el éxito de la empresa. Una autoestima saludable permite enfrentar desafíos con determinación, ver oportunidades donde otros ven obstáculos y liderar con empatía y seguridad. Este atributo no solo mejora el ambiente laboral, sino que también contribuye a la construcción de equipos más unidos, creativos y resilientes.

La importancia de fomentar una cultura organizacional que promueva la autoestima va más allá de los beneficios individuales. Empresas que invierten en el bienestar emocional y profesional de sus trabajadores ven retornos en forma de lealtad, innovación y eficiencia operativa. La autoestima, por lo tanto, no es solo una cuestión de desarrollo personal, sino una estrategia empresarial inteligente que potencia el talento humano y favorece un crecimiento sostenible. En este sentido, líderes y organizaciones tienen la responsabilidad de crear entornos que valoren y estimulen el desarrollo de una autoestima positiva, reconociendo que es un componente clave para el éxito en el complejo panorama empresarial de hoy.

Si te encuentras en la búsqueda de estrategias para fortalecer tu liderazgo y promover un cambio positivo dentro de tu organización, Angélica de Diego, como mentor empresarial, ofrece una amplia gama de servicios diseñados para impulsar tu crecimiento personal y profesional. A través de su enfoque único y personalizado, Angélica te ayudará a navegar los desafíos del mundo empresarial con confianza y a desarrollar las habilidades necesarias para construir una autoestima sólida que se refleje en cada aspecto de tu vida laboral. Te invitamos a explorar cómo estos servicios pueden marcar una diferencia significativa en tu carrera y en la cultura de tu empresa. No dudes en contactarnos; estaremos encantados de asesorarte en este vital aspecto del desarrollo empresarial.

Últimos artículos

Esto es para ti

¿Hablamos?

Scroll al inicio
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Ver más...
Privacidad
Abrir chat
1
Hola 👋👋👋 ¿Alguna duda? Soy Angélica, y te ayudo encantada.